Porqué la sociedad no valora el trabajo de las madres?

Dorothea Lange. Madre

Retrato de la madre migrante, foto de Dorothea Lange.1936

 

 

 

 

Es la pregunta que cada madre, antes o después, se hace…
El esfuerzo que hacemos para que nuestros hijos crezcan sanos y felices sí está recompensado a través de una enorme satisfacción personal. El problema está en que, en ningún momento, ni las madres ni los padres nos podemos sentir valorados en la sociedad por nuestra misión más importante de la vida. Existen miles de tipos de formación, existen premios, subvenciones y becas, pero la maternidad está al margen de todas estas dinámicas. Como comenta Maureen Murdock en su libro “Ser mujer: Un Viaje Heroico”:

 

Todos los historiadores de la maternidad, y también los teóricos psicodinámicos, nos recuerdan que, desde la Revolución Industrial, las madres han sido consideradas responsables, y han sido glorificadas o culpadas, por lo que sus hijos llegan a ser. Se considera a la madre la causa principal del desarrollo positivo o negativo de sus hijos, sin tener en cuenta la autoridad y la valoración que debería atribuirse a su papel, en función de cada sistema cultural y cada caso familiar particular. La sociedad deposita en ella una gran responsabilidad, sin ofrecerle a cambio ninguna recompensa, ni económica, ni de prestigio o valoración, por un trabajo de tal importancia para cada cultura. No existen distinciones académicas por ser madre. Somos lentos en reconocer sus méritos, pero rápidos a la hora de culpabilizarla  de todas las lacras sociales. En una reciente sentencia de un tribunal de Los Ángeles, la madre de un convicto, miembro de una banda que vivía en un barrio infestado de droga, fue culpada por lo que tribunal describió como ausencia de cuidado materno adecuado. No se mencionó en ningún momento la ausencia de cuidado paterno, de educación, vivienda y de oportunidades para crecer en una sociedad segura y sana.

 

Por suerte en últimos tiempos aparecen  libros y movimientos que intentan llenar este gran vacío, pero todavía queda muchísimo por cambiar en este mundo tan patriarcal. Nos gustaría saber cómo lo afrontáis cada un@ de vosotr@s; quizás, desde allí podría surgir una lista de recetas o postulados que permitan dar un pasito más hacia la puesta en valor del trabajo que desde el corazón nos sale hacer a diario sin esperar la recompensa.

Avatar de Agnieszka Stepien
Cada día me transformo en una persona más plena gracias a los que me rodean, a mi pequeño Bruno (2 años) y mi pareja, Lorenzo. Hago muchas actividades (investigación, arquitectura, escribir el blog de Stepien y Barnó) y me interesan otras muchas… Desde el momento en el que me lancé a la aventura de la maternidad aprendí muchísimo sobre la crianza con apego y el cuidado infantil, pero también sobre ser mujer o por donde está trazado el camino hacia una vida más feliz (aquí me sirvió ser terapeuta Gestalt en formación). En este proceso he encontrado estupendas personas que han compartido conmigo su experiencia de ser madre. Me ayuda muchísimo el constante apoyo que me dan las reuniones de la Liga de la Leche o del grupo de crianza Besoetan. Ahora me toca a mi devolver el regalo que he recibido, compartiendo con vosotr@s mis vivencias.

Posts relacionados

La importancia de ser madre a través de la Bioneuroemoción

La importancia de ser madre a través de la Bioneuroemoción

Miomas uterinos: las heridas de una mujer desvalorizada

Miomas uterinos: las heridas de una mujer desvalorizada

Ser madre consciente, ser padre consciente…

Ser madre consciente, ser padre consciente…

Mi hija no lleva pendientes

Mi hija no lleva pendientes

sofa

Mis 3 alternativas a la televisión

Software libre para niños

Software libre para niños

3 Comentarios

  1. Avatar de Eva Chacón

    Eva Chacón - 12 enero, 2014, 14:52 Responde a este comentario

    Lo que comentas es un tema clave, la punta del iceberg de ese gran corpus de creencias construido durante siglos de sistema patriarcal. Está claro que, aunque la sociedad muchas veces no lo reconoce, somos resultado no sólo de cómo nos criaron nuestros padres, sino de un contexto que nos ofrece unas oportunidades siempre limitadas, y desgraciadamente en muchos casos tanto que da la impresión de que no hay un camino feliz a nuestro alcance -pensando en casos como el que cita Maureen Murdock.
    Creo que hoy en día vivimos un cambio de paradigma, un nuevo humanismo para el cual es clave la vuelta de la mujer y la perspectiva femenina a cotas de máxima influencia. Y esto enlaza con cuestiones que tanto nos interesan como el reconocimiento social a la labor de crianza que desarrollamos en los hogares, o la vuelta a las bases antropológicas de la crianza.

    • Avatar de

      Agnieszka Stepien - 2 febrero, 2014, 5:54 Responde a este comentario

      Totalmente de acuerdo Eva, estamos comenzando un camino. Las generaciones de mujeres anteriores a la nuestra han logrado mucho introduciendo en la sociedad la cuestiones de la igualdad de género, pero el precio ha sido quitar del medio la parte que diferencia la mujer del hombre – la maternidad.
      Es el paso que nos toca dar a nosotras. Hay muchísimo por hacer…

  2. Mama Nido | Carta abierta a Carmen Posadas, yo no soy mala madre. - 5 enero, 2015, 12:32 Responde a este comentario

    […] problema está en el que la maternidad no tiene buena prensa, olvidando que, si entre todos no cuidamos este rol social, esto nos va a perjudicar creando una […]

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

*

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

Abrir la barra de herramientas