El día en que dejé de decir “date prisa”

Hace casi un año llegó a mis manos este artículo de Rachel Macy Stafford y me hizo cambiar.

Yo también era de las que decía “date prisa” y tras leerlo y reflexionar empecé a darle más tiempo a todo, a perder un minuto en recoger la piña del pino que hay en el camino al colegio, en ayudar a un pobre caracol que se había colocado en medio del camino para bicis. Mis hijos también son observadores y disfrutamos mucho juntos, recordé que yo también lo era y quizás, tras oir muchas veces “date prisa” lo perdí.

 2d1656a1d20306c38c30a8ff040e8e3a

Gracias Rachel por hacer que vuelva a ser un poco más niña.

Avatar de Susana Gallego
Madre de Andrés y Celia, de 7 y 4 años, dos niños maravillosos que me hacen reír todos los días. Durante toda mi carrera he ido evolucionando en mi profesión, soy maestra experta en artes plásticas, diseñadora gráfica y community manager pero lo que más me llena y donde me siento más valiosa es en mi papel de madre. Las opiniones y experiencias de otras madres me han ayudado en muchos casos y por eso ahora quiero compartir las mías.

2 Comentarios

  1. Avatar de Eva Chacón

    Eva Chacón - 7 octubre, 2014, 13:20 Responde a este comentario

    Maravilloso, gracias Susana. El ‘date prisa!’ es el enemigo numero uno del ‘carpe diem’!

  2. Avatar de Agnieszka Stepien

    Agnieszka Stepien - 7 octubre, 2014, 13:25 Responde a este comentario

    Qué importante lo que comentas Susana. Y qué emocionante la historia de Rachel. Me encantó. Cuántas mamás nos podríamos sentir identificadas con lo que describe…
    La maternidad slow, estar en aquí y ahora nuestros y de nuestros hijos… :)

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

*

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

Abrir la barra de herramientas