Cómo convertirse en una madre paciente

madre paciente

 

Yo no me considero una madre paciente, aunque es una de mis metas para este año y es algo en lo que me gustaría convertirme. Todas las madres perdemos la paciencia en algún momento. No existe la perfección de madre (y eso me consuela). Todas alguna vez nos hemos sentidos frustradas y hemos perdido los nervios.

Pero la paciencia se puede desarrollar con el tiempo.  Es un hábito, y como cualquier otro hábito, sólo se necesita un poco de enfoque.

Aquí está una lista de 10 grandes consejos y métodos que estoy probando y experimentando con para ayudarme a ser una madre más paciente:

  1. Contar hasta 10. Esto funciona de verdad. Cuando te sientas enfadada o frustrada, para. Cuenta lentamente hasta 10 (puedes hacerlo de cabeza). Cuando hayas terminado, la mayor parte del impulso inicial va a desaparecer. Alternativamente, si se cuenta en voz alta hasta 10, tus hijos aprenden rápidamente que esto es una buena señal para huir. :)
  2. Respiraciones profundas. Esto funciona muy bien en conjunción con el punto anterior. Cuenta hasta 10 y luego toma tres respiraciones lentas y profundas. Siente como la frustración va drenándose con cada respiración.
  3. Imagina que alguien te observa. Imagina que tienes una audiencia. Es menos probable que reacciones de forma exagerada con tu hijo si alguien está allí viendo todos tus movimientos.
  4. ¿Qué haría …? Piensa en una de las personas más pacientes que conozcas. Cuando encuentres que tu ira va en aumento, piensa … “¿Cómo manejaría …. esta situación?” Usando esta persona de modelo, empezamos a cambiar nuestro comportamiento a algo más positivo.
  5. ¿Cómo ayuda esto? Cuando estoy a punto de decir algo a mis hijos, cuando me acuerdo, me pregunto, “¿Cómo ayuda esto a mi hijo?” Esto me ayuda a volver a centrarme en lo realmente importante. Gritar o enfadarse rara vez ayuda a cualquier situación.
  6. Tómate un descanso. A menudo lo mejor es sólo caminar por unos minutos. Toma un descanso de la situación, sólo por 5-10 minutos, cálmate, planifica tus palabras y acciones y soluciones, y luego vuelve calmada como un monje.
  7. Enseña. Esto es algo que me ayuda mucho. Recuerdo que mis hijos son unos niños – que no son perfectos, que no saben cómo hacer las cosas, y tienen mucho que aprender. Soy su maestra. Debo ser paciente, y enseñarles cómo hacer las cosas – aunque he tratado de enseñarles 10 veces antes, podría ser en el momento 11 cuando las cosas encajen. Y recuerda, ninguno de nosotros aprendemos las cosas en el primer intento tampoco.
  8. Visualiza. Esto funciona mejor si se hace antes de que la situación frustrante aparezca. Cuando estás sola y en un lugar tranquilo, visualiza cómo quieres reaccionar la próxima vez que tu hijo haga algo que normalmente te vuelve loca. ¿Cómo manejas la situación? ¿Cómo te ves? ¿Qué dices? ¿Cómo reacciona tu hijo? ¿Cómo ayuda a tu relación con tu hijo? Piensa en todas estas cosas, visualiza la situación perfecta, y luego tratar de realmente hacer que esto suceda cuando la situación se presenta de verdad.
  9. Sólo reír. A veces tenemos que recordar que nadie es perfecto, que deberíamos estar disfrutando de este tiempo con nuestros hijos, y que la vida debe ser divertida. Sonreír, reír, ser feliz. No siempre funciona, pero es bueno para recordar esto ahora y entonces.
  10. Sólo el amor. En lugar de reaccionar con ira, enséñate a ti misma a reaccionar con amor. ¿Tu hijo derrama algo o tiene una habitación desordenada o rompe tu herencia de la familia? ¿Te grita o se mete en problemas en la escuela? Reaccionar con amor. Es la mejor solución.

Y tú, ¿Qué trucos tienes para ser una madre paciente? Compártelo con nosotras en los comentarios.

Avatar de Inma Torres
Soy Inma Torres, mamá de Carla, de 8 años, y de Marco, de 1 año. Ella y él son lo más importante en mi vida. Además soy minimalista, bloguera, escritora, matemática, esposa, coordinadora de un centro de formación, madre lactante, senderista... Escribo en mi blog www.vidaenpositivo.org sobre minimalismo, productividad, y cómo llevar una vida más sencilla y más plena, siempre coordinándolo con la crianza consciente. Me gusta enfocar mi vida en lo que realmente importa, y vivir acorde a mis sueños y mis valores. Mi máxima en educación: enseñar con el ejemplo.

Posts relacionados

Minimalismo para las mamás

Minimalismo para las mamás

Mamá es tantas cosas…

Mamá es tantas cosas…

7 cosas que nunca te dijeron sobre tener hijos

7 cosas que nunca te dijeron sobre tener hijos

Madre buscando trabajo

Madre buscando trabajo

acesibilidad-carrito-mama-madre-stepienybarno-correos-

Carta de una mamá arquitecta

¿Qué tendrá mamá?

¿Qué tendrá mamá?

2 Comentarios

  1. Avatar de Susana Gallego

    Susana Gallego - 28 abril, 2015, 16:40 Responde a este comentario

    Grandes consejos Inma, como tú, yo también me he propuesto ser más paciente. Me he dado cuenta de que me cuesta más si estoy estresada o agobiada por algún problema, cuanto más relajada estoy más fácil me resulta respirar hondo y seguir adelante. Por eso, mi consejo sería: cuidate, mímate un poco, tómate un momento para ti misma. Gracias por tus recomendaciones!

  2. Eva Chacón - 3 mayo, 2015, 10:19 Responde a este comentario

    Qué buena reflexión para leer tal día como hoy… ese cultivar la paciencia nos hace crecer sobremanera, es una de las grandes aportaciones al espíritu que te brinda ser madre. Por ahora la belleza e inocencia de mi hijo son para mi la principal fuente de inspiración a la hora de defenderme de la terrible impaciencia… Muchas gracias Inma!!!

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

*

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

Abrir la barra de herramientas