Al cole en bici

Mi hijo tiene dos añitos y medio y le encanta ir al cole. Realmente no es aún el cole, se trata de un centro de educación infantil, mal llamados guarderías en muchos casos y, por desgracia, correctamente llamados guarderías en otros tantos. A nosotros nos gusta llamarlo así de modo que ya vaya asociando bien el cole para cuando entre de verdad. Mi mujer y yo nos esforzamos por buscar uno de esos centros donde nuestros pequeños van a aprender jugando y a él le encanta.

Al cole en bici Mamá nido

Últimamente estoy particularmente sensible respecto al hecho de poder dedicarle menos tiempo a mi hijo, en realidad a toda mi familia. La llegada de mi hija hace unos días hace inevitable el reparto de atenciones y, aunque por el momento, mi hijo está contento con la llegada de su hermanita y se limita a llamar un poco la atención, lo cierto es que me ha hecho reflexionar sobre el tema. El hecho de que profesionalmente esté muy contento con el éxito que he alcanzado en el último año también ha influido mucho pues tiene la doble vertiente de un aumento de las obligaciones y una disminución de las horas libres para dedicar a la familia.

El rimo de vida que la sociedad tiende a marcarnos y del cual es difícil zafarse hace que sea difícil mantener la tranquilidad necesaria para poder escuchar a nuestros pequeños en sus importantes tareas cotidianas como “pelelar con un palo con el lobo amarillo”. Es innegable que si los dejamos a su amor no saldríamos nunca de casa camino del cole, el trabajo o la actividad que fuésemos a realizar, pero también es cierto que muchas veces no requiere tanto esfuerzo extra el incluir actividades estimulantes para ellos en nuestro día a día. Para ello basta con plantearse si realmente sería tan complicado hacer esto o aquello cuando vamos a hacer otra cosa y ver como podríamos solventar las posibles pegas. En mi caso he descubierto que ir al cole en bicicleta no me supone una gran complicación extra y sin embargo tiene muchas ventajas importantes.

Cuando mi hijo va al cole en bici comparto con él un rato de actividad lúdica diario en un trayecto que podría ser una mera rutina del coche a la puerta. Pero al mismo tiempo mi hijo aprende que hacer un esfuerzo, pues se trata de un trayecto importante para un pequeñajo de esa edad, es gratificante y que se puede disfrutar de ese momento de transición entre el desayuno y su actividad educativa. Se . Y para colmo resulta que en lugar de ralentizar hasta llegamos más rápido, ha cogido tanta agilidad con su bici sin pedales que a veces tengo que correr a su lado para no quedarme atrás.

Transcurridos tres meses desde que empecé no me arrepiento de la experiencia. Sólo me parece importante reseñar el hecho de que debemos salir siempre con un poco de margen para evitar que el día que se encuentra cansado o malillo, que se cae y se pone más penoso o que simplemente es primavera y decide pararse a ver una nueva florecilla nos agobiemos y acabe siendo fuente de estrés en lugar de un disfrute compartido. En algunos casos deberemos hacer buen uso de nuestra mano izquierda para convencer a nuestro chiquitín de que retome la bici que ha abandonado en la acera e incluso en una ocasión tuve que llevar la bicicleta en una mano y a él de la otra. Personalmente me parece que la experiencia ha sido muy enriquecedora.

Avatar de David Padial
Arquitecto de primera carrera descubrí en la Osteopatía mi verdadera vocación y en mis hijos y mi mujer el motor de mi crecimiento personal. Soy un papá comprometido y colaborar con Mamá Nido es una estupenda oportunidad para compartir con otras personas mis inquietudes sobre la crianza y mis experiencias de consulta con los mas pequeños.

2 Comentarios

  1. Eva Chacón - 20 agosto, 2015, 1:19 Responde a este comentario

    David, se me pasó tu primera publicación en Mamá Nido… mil perdones, y enhorabuena por estrenarte con un post tan personal y lleno de sentido. Este año que viene hemos acortado distancias con el nuevo cole del peque y podremos poner en práctica tu consejo. Un abrazo! :)

    • Avatar de David Padial

      David Padial - 21 octubre, 2015, 21:39 Responde a este comentario

      Gracias Eva. A mi también se me pasó tu comentario, esto es lo que tiene tener peques, jejeje. Me alegro de que te gustase. Este año hemos repetido ya en el cole de verdad y Adrián está encantado. Eso si, nos ha costado que nos dieran permiso para dejar la bici en el cole. Es una pena porque creo que eso se debería fomentar entre todos los alumnos.

Deja tu comentario a David Padial. Cancela tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

*

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

Abrir la barra de herramientas